miércoles, 11 de junio de 2008

Créase o no

Increíble: una perra llamó al 911 y salvó la vida de su dueña
El insólito hecho pasó en el estado de Washington, al noroeste de Estados Unidos. Leana Beasley, una mujer inválida de 46 años estaba en su casa cuando se desvaneció y cayó de su silla de ruedas. Entonces, su perra Fe,una Rottweiler de 4 años, supo qué hacer. Para ello había sido entrenada. Con su hocico, Fe marcó 911 y ladró insistentemente en el receptor hasta que el operador se decidió a enviar ayuda.
"Sentí que había un problema y llamé a la policía" dijo el operador Jenny Buchanan, que contestó la llamada de Fe. "El perro era demasiado persistente en sus ladridos." dijo Buchanan en el Centro de Comunicaciones del Sudeste de Benton County. "Intuí que trataba de decirme algo".
Fe fue entrenada para pedir ayuda a través de un botón de disco de velocidad en el teléfono, el cual debe oprimir con su nariz después de levantar el receptor, dijo su propietaria Leana Beasley, quien padece grandes problemas psicomotrices. "Ella es una verdadera soldado de caballería" dijo Beasley. El día de la caída, Fe había estado muy cariñosa y con insistencia le pedía a su dueña que la acaricie. La perra fue entrenada para asistir a su dueña ante cualquier recaída e incluso su olfato está preparado para detectar alteraciones orgánicas en el cuerpo de su dueña y así prevenirla.
Los médicos le informaron a la mujer que el desmayo fue por un mal procesamiento de los medicamentos ingeridos. Durante su internación, Beasley comentó que la perra no se apartó de su cama ni le quito la mirada. "Me cuidó cada instante, incluso a veces saltaba a la cama", dijo."Imagínese. Es un animal muy cariñoso pero que pesa bastante. Cuando vio que me recuperaba se me echaba encima a cada rato".
El policía que llegó a la casa cuenta que comenzó a golpear la puerta. Instantes después, la puerta se abrió y el agente se encontró con una mujer desmayada y un perro sentado a su lado, que no dejaba de ladrar. Fue ahí que se dio cuenta que Fe le había abierto. Es que también fue entrenada para reconocer a policías, bomberos y personal médico como "amigos especiales con galletas". El policía encontró a la mujer en el piso de la cocina. Se había golpeado la cabeza en la caída. Enseguida pidió ayuda médica. Fe miró atentamente mientras un paramédico tendió a Beasley y observó como la asistían.

No hay comentarios: